Seguir a Hugo Páez

jueves, 24 de diciembre de 2009

TELLO PEÓN QUERÍA GOBERNACIÓN DESDE PRINCIPIOS DEL SEXENIO

Desde la pasada junta del Consejo Nacional de Seguridad Pública estaba planchada la Secretaría Ejecutiva para el hombre que no pudo ser Procurador General de la República, Juan Miguel Alcántara Soria.

Las múltiples amenazas de Jorge Tello Peón para dejar el cargo si no se hacían las cosas a su estilo, llegaron al punto de empantanar proyectos importantes en la lucha contra el crimen organizado.

Desde principios del sexenio, Felipe Calderón ofreció a Tello la Secretaría de Seguridad Pública, sin embargo la rechazó un día antes de los nombramientos; posteriormente se supo que el objetivo del entonces jefe de seguridad de Cemex era la Secretaría de Gobernación, pero ya estaba amarrada para Francisco Ramírez Acuña.

VATICANO Y CONFERENCIA DEL EPISCOPADO SE ESCONDEN EN LUCHA CONTRA ADOPCIONES GAYS

Como balde de agua fría cayó a la iglesia mexicana las declaraciones del vocero del Vaticano, Federico Lombardi; afirmó que los matrimonios entre personas del mismo sexo y la adopción de niños eran problemas de México; local pues. ¿Será que el Vaticano anda en otras alturas? Lo que pudieron comprobar los Illuminati es que anda completamente despistado y desinformados del rechazo social, porque hasta al Jefe de Gobierno Marcelo Ebrard agarró desprevenido la adopción de infantes en la reforma a la ley del DF.

Ooootros que guardan un incomprensible silencio es la Conferencia del Episcopado Mexicano presidido por Carlos Aguiar Retes (¿harían votos de silencio?), concentran sus baterías en asuntos superficiales del Estado de México y olvidan lo trascendente, como pasó con la aprobación del aborto.

El caso es que en plenas fiestas decembrinas al cardenal Norberto Rivera Carrera se le va a cargar la chamba, tendrá que recobrar el apetito que le quitó la aprobación de las adopciones gays y consultar a sus canonistas para ver que se hace en el caso de que una pareja del mismo sexo quiera bautizar a un niño adoptado. Y luego con lo inestables que son esas parejas, seguramente habrá muchos morrillos, escuincles, bukis, plebes, etcétera, de padres ó madres solteros.

El dilema es bastante serio; por un lado la iglesia no puede negarle el sacramento al infante, y por otro, no se puede reconocer a la pareja como padres ó madres del niño.

Imagine usted que hace 2009 años Melchor, Gaspar y Baltasar estuvieran pensando “¿Cómo será la pareja que visitaremos: padre y madre; padre y padre; ó madre y madre?”, un rey mago hubiera contestado “vamos a Belem, no a Sodoma ó Gomorra”. Lo bueno es que en ese tiempo no estaba el Distrito Federal. Con todo, hoy es noche buena, sonría que alguien lo quiere.